Preguntas Poderosas y Modelo GROW

0
627
Imagen tomada de Slideshare

Modelo tan poderoso como su significado

El modelo GROW es uno de los más utilizados en coaching por su sencillez y lo fácil de recordar de los pasos que propone. Este fue diseñado por Graham Alexander, aunque fue John Whitmore quien le dio la popularidad que tiene hoy en día, encargándose de difundirlo.

En sus siglas nos recuerda que el coaching nos ayuda a crecer (grow en inglés). No puede haber una sesión de Coaching en la cual el cliente o Coachee no logre una mejora personal y se dé cuenta de algo que no había comprendido, lo que le ubica en un estado de consciencia más elevado.

Para comenzar toda sesión de Coaching lo primero que debe hacer el Coach es crear un ambiente de confianza con el coachee y asegurarse de que conoce de qué se trata un proceso de coaching, lo que puede esperar de éste y que todo lo que se hable en la sesión es confidencial.

Imagen tomada de Slideshare

Una vez logrado esto el Coach comienza a aplicar los pasos del modelo, y a continuación les dejo algunas preguntas típicas que se pueden usar en cada paso, así como algunos aspectos que deben ser tomados en cuenta.

Goal o Meta:

En este primer paso es importante que quede bien definido lo que el coachee espera obtener de la sesión de coaching. Normalmente el coachee siempre va a mencionar una idea vaga o lo que desea alcanzar luego de haber puesto en práctica algunas acciones a definir en la sesión. Por tal motivo el coach debe insistir en que se defina un objetivo de la sesión.

A continuación, algunas de las preguntas que puedes usar en este primer paso:

¿Qué te trae hoy por acá?, ¿Sobre qué quieres trabajar en esta sesión?, ¿Qué es lo más importante dentro de todo lo que has mencionado?, ¿Qué esperas lograr al final de esta sesión?, ¿Por qué es importante eso que deseas trabajar?

Recuerda repetir el objetivo o la meta que espera lograr el coachee a objeto de validar con él si es eso realmente lo que desea lograr. A esto se le conoce como parafraseo, y ayuda al coachee a escucharse a sí mismo, y tomar conciencia de lo que desea trabajar.

Reality o Realidad:

En esta etapa se explora lo que está viviendo el coachee, como le afecta y con cuales recursos cuenta. Como coach debes estar presente en todo momento, y en especial dar tiempo a tu coachee de responder sus preguntas. A continuación, algunas de las preguntas que puedes usar en esta segunda etapa:

¿Cómo es la situación actualmente?, ¿De qué forma te está afectando?, ¿Qué situaciones similares a esta has pasado anteriormente?, ¿Qué pasaría si no hicieras más nada en relación con este asunto?, ¿Quiénes te apoyan?, ¿Quiénes te complican el asunto?, ¿Qué diferencias hay entre esta situación y otras similares ya vividas por ti?, ¿Qué nuevos recursos tienes ahora que no tenías anteriormente?, ¿Cómo te ves a ti mismo en esta situación?, ¿Qué piensas de lo que está pasando?, ¿Quién eres tú frente a esta situación?

Recuerda observar el lenguaje corporal, sus expresiones, creencias limitantes y patrones de conducta expresados. También es importante preguntarle de qué se ha dado cuenta y como se está sintiendo. En esta etapa el coachee termina tomando consciencia de la urgencia de hacer algo para mejorar su situación actual.

Imagen tomada de Anti Seduccion

Options u Opciones:

Es el momento de ayudar al coachee a plantear opciones para generar cambios en su situación actual. Estas opciones provienen de haber tomado consciencia de sus nuevos recursos o de haber comparado esta situación con otras similares que haya vivido.

A continuación, algunas de las preguntas que puedes usar en esta tercera etapa:

¿Cuál podría ser el próximo paso que des en relación con esta situación?, ¿Qué pasaría si haces lo que tienes pensado?, ¿Qué más puedes hacer, que no hayas hecho hasta ahora?, ¿En esta situación, qué harías de manera diferente si pudieras?, ¿Qué te diría tu mejor amigo que hagas?, ¿Qué harías si este problema aparentemente difícil fuese una oportunidad para comenzar a pensar en hacer cambios importantes?, Si dividieses tu reto en diez partes similares, ¿a cuál de ellas te enfrentarías en este momento?, ¿Cuáles son tus opciones para enfrentar esta situación?, ¿Qué más puedes hacer?

Durante esta etapa o al final de la previa es conveniente preguntar ¿cómo vamos respecto a lo que te planteaste al inicio de la sesión? En ocasiones puede que el coachee sólo presente una opción, pero siempre se le debe invitar a pensar que otras opciones tiene, aunque ya haya planteado varias.

Will o Acciones:

Ya en este momento tu coachee debe estar listo para decidir cuál será su plan de acciones para lograr su meta, pues ha explorado como lo afecta la situación actual (realidad) y ha visto con qué recursos cuenta. Es por ello que debes animarlo a formular un plan de acciones, comprometerse con él y definir cómo va a medir su progreso. Las acciones son una consecuencia de las opciones que se haya planteado.

A continuación, algunas de las preguntas que puedes usar en esta última etapa:

¿De todas las opciones que has visto, cuáles te darían mejor resultado?, ¿Cuáles serían las mejores para el logro de tu meta?, ¿Qué quieres hacer frente a esta situación?, ¿En qué momento vas a llevar a cabo cada acción?, ¿Cuál sería la manera más apropiada de plantearle lo que quieres decirle?, ¿Cuándo lo harás?, ¿Cómo vas a saber que estás logrando tu meta?

Al concluir debes volver a preguntarle cómo se siente y cuando desea que se vuelvan a ver. Es grato escuchar que tu coach te diga: “recuerda que puedes contar conmigo”.

De esta forma concluye una sesión de coaching.

Comentarios Facebook